Entrada anterior: BOE 2.0, a la carta

En primer lugar, habría que definir, qué es una aplicación nativa. Se conoce como aplicación nativa aquellas desarrolladas bajo el sistema operativo del terminal, es decir, están diseñadas específicamente para ellos y por tanto presentarán una mayor integración así como un abanico más amplio de opciones de uso.

 Por suerte o por desgracia, me atrevería a decir que el 90% de terminales del mercado cuentan con sistema operativo iOS (Apple) o Android (la mayoría de terminales no Apple) lo cual facilita mucho el desarrollo, puesto que sólo hay que basarse en esos dos sistemas.

¿Qué supone una aplicación Nativa?

 Como adelantábamos, las aplicaciones nativas nos proporcionan una mayor integración en el terminal lo que se traduciría en las siguientes ventajas:

  • No se necesitaría un lector externo ePUB para consultar los códigos.

Actualmente podemos descargar los códigos uno a uno y abrirlos a través de un lector ePUB, el cual puede venir integrado con el terminal o hay que adquirirlo por separado.

 Sin embargo, una aplicación nativa nos permitirá poder abrir todos los códigos que consultemos online o que descarguemos desde la misma aplicación, eso supondría:

  1. Facilidad de uso al no depender de lectores externos
  2. Experiencia de usuario idéntica con independencia del terminal que se utilice.
  3. Configuración personalizada del lector: a la tradicional opción de búsqueda, se pueden añadir opciones de subrayado, de marcado de páginas e incluso para compartir por nuestras redes sociales nuevas publicaciones o partes de ellas que consideremos relevantes.
  •  Facilidad a la hora de acceder a nuestros códigos.

Una aplicación nativa, permite configurar una interfaz sencilla y atractiva desde la que tendremos de manera directa, e independiente al resto de archivos de nuestro terminal, todos nuestros códigos ordenados. Además, no será necesario descargarlos, la aplicación permite la consulta online o descargar si queremos consultarlo cuando no tengamos conexión.

 

  • Sistema de alertas.

Al estar integrada en nuestro sistema, nos permite configurarla para que nos alerte en nuestro terminal sobre las alarmas que hayamos configurado con independencia de poner o no nuestro email.

  •  Posicionamiento.

Las aplicaciones nativas, pueden (y deben) ser enlazadas en los market oficiales desde donde muchos usuarios buscamos las herramientas, con independencia de que se coloque un enlace desde el BOE, los market oficiales son:

Android: https://play.google.com/store

iOS: https://itunes.apple.com

  •  Servicio demandado.

La búsqueda de códigos para móviles y tablet es cada vez más popular, en mi caso particular los he buscado varias veces con distintos resultados, hay algunas aplicaciones gratuitas muy simples pero que cumplen la función principal, un acceso rápido y sencillo a los códigos que más vas a usar.

 El problema es el mismo que el de aquellas web que nos aparecen cuando buscamos códigos en google, pueden estar sin actualizar.

Hay algunas editoriales que ya han comenzado a ofrecer sus aplicaciones de pago, https://play.google.com/store/apps/developer?id=Wolters+Kluwer+Espa%C3%B1a

 

A todas estas características, se podrían añadir más conforme surjan ideas en el desarrollo, pero lo que considero más importante de manera particular, es la cercanía que puede suponer con el ciudadano.

Sin duda será una herramienta muy útil y demandada por los profesionales del sector puesto que facilita mucho nuestra tarea, pero también se puede enfocar y promocionar para que el ciudadano, el cual en su mayoría dispone de dispositivos móviles o tablet y cada vez hace mejor uso de ellos, se anime a interesarse por el manejo de la normativa que le afecta de primera mano.

Una interfaz clara, atractiva que ayude a ofrecer experiencia de usuario intuitiva y que invite a ojear los distintos códigos, y gracias a la búsqueda de palabras claves encontrar las normas que regulan sus necesidades concretas: por ejemplo,  «arrendamiento» en el caso de alguien que quiera arrendar su casa o se encuentre en situación de arrendatario.