Derecho de separación de un socio
El derecho de separación consiste en la salida del socio de la sociedad por su única voluntad con la obligación de ser compensado económicamente a valor de mercado por sus participaciones sociales o acciones.

El derecho de separación se ha venido justificando como un medio de protección de la minoría frente a los acuerdos sociales adoptados por la mayoría que modifican las bases esenciales del contrato de sociedad, que fueron las que motivaron la incorporación del socio a la sociedad[1].

Regulación
• Artículos 346 y siguientes de la Ley de Sociedades de Capital (LSC).
• Artículos 204 y siguientes del Reglamento del Registro Mercantil (RRM).

Artículo 346 LSC. Causas legales de separación.
1. Los socios que no hubieran votado a favor del correspondiente acuerdo, incluidos los socios sin voto, tendrán derecho a separarse de la sociedad de capital en los casos siguientes:
a) Sustitución o modificación sustancial del objeto social.
b) Prórroga de la sociedad.
c) Reactivación de la sociedad.
d) Creación modificación o extinción anticipada de la obligación de realizar prestaciones accesorias, salvo disposición contraria de los estatutos.

2. En las sociedades de responsabilidad limitada tendrán, además, derecho a separarse de la sociedad los socios que no hubieran votado a favor del acuerdo de modificación del régimen de transmisión de las participaciones sociales.

3. En los casos de transformación de la sociedad y de traslado de domicilio al extranjero los socios tendrán derecho de separación en los términos establecidos en la Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles.

Artículo 347. Causas estatutarias de separación.
1. Los estatutos podrán establecer otras causas de separación distintas a las previstas en presente ley. En este caso determinarán el modo en que deberá acreditarse la existencia de la causa, la forma de ejercitar el derecho de separación y el plazo de su ejercicio.

2. Para la incorporación a los estatutos, la modificación o la supresión de estas causas de separación será necesario el consentimiento de todos los socios.

Requisitos subjetivos
Tendrán derecho de separación los socios que no hubieran votado a favor del correspondiente acuerdo, incluidos los socios sin voto.
También tienen derecho los ausentes STS 10.03.2011.

Requisitos formales
El acuerdo que da derecho a la separación debe ser publicado en el BORME. Los administradores podrán sustituir esta publicación por comunicación escrita a los socios que no hubieran votado a favor.

Para la inscripción en el Registro Mercantil de la escritura que documente el acuerdo que origina el derecho de separación, será necesario que la propia escritura u otra posterior contenga la declaración de los administradores de que ningún socio ha ejercitado el derecho de separación dentro del plazo establecido o de que la sociedad, previa autorización de la junta general, ha adquirido las participaciones sociales o acciones de los socios separados, o la reducción del capital.

Forma y Plazo
El derecho de separación habrá de ejercitarse por escrito en el plazo de un mes a contar desde la publicación del acuerdo o desde la recepción de la comunicación.

STS 23.1.2006: no cabe revocación por la junta del acuerdo que dio lugar al derecho de separación en perjuicio del socio que ejerció su derecho.

Valoración de las acciones o participaciones sociales.
Debe reembolsarse el valor razonable que, a falta de acuerdo entre la partes, es fijado por un auditor nombrado al efecto por el Registro Mercantil, esto es, distinto al auditor de cuentas que tenga la Sociedad.

•STS 28.2.2011: la ley impone la adquisición por la sociedad de las participaciones del socio separado por su valor razonable y no cabe aplicar un descuento por minoría.
• RDGRN 28.07.2009, El sistema de valoración es imperativo, no cabe atribuir a una parte (sociedad o socio) la determinación de su cuantía.
• RDGRN 25.09.2014, No se admite que los estatutos establezcan que la valoración será realizada por un experto independiente nombrado por la sociedad, por no garantizar la imparcialidad.
• RDGRN 19.08.2011, No se admite que la valoración la haga una persona dependiente de la sociedad (auditor, economista, etc), de igual modo que no se admite que el socio separado determine unilateralmente la cuota a recibir, por ser contrario al 1256 CC.

Informe del experto independiente
El auditor nombrado por el registro mercantil será designado por el registrador mercantil del domicilio social, a solicitud de la sociedad o de cualquiera de los socios titulares de las participaciones objeto de valoración.

Para el ejercicio de su función, el experto podrá obtener de la sociedad todas las informaciones y documentos que considere útiles y proceder a todas las verificaciones que estime necesarias.

En el plazo máximo de dos meses a contar desde su nombramiento, el experto emitirá su informe, que notificará inmediatamente por conducto notarial a la sociedad y a los socios afectados, acompañando copia, y depositará otra en el Registro Mercantil.

Retribución del experto independiente
La retribución del experto correrá a cargo de la sociedad.

Reembolso al socio separado
Dentro de los dos meses siguientes a la recepción del informe de valoración, los socios afectados tendrán derecho a obtener en el domicilio social el valor razonable de sus participaciones sociales o acciones en concepto de precio de las que la sociedad adquiere o de reembolso de las que se amortizan.

Transcurrido dicho plazo, los administradores consignarán en entidad de crédito del término municipal en que radique el domicilio social, a nombre de los interesados, la cantidad correspondiente al referido valor.

Por excepción a lo establecido en los apartados anteriores, en todos aquellos casos en los que los acreedores de la sociedad de capital tuvieran derecho de oposición, el reembolso a los socios sólo podrá producirse transcurrido el plazo de tres meses contados desde la fecha de notificación personal a los acreedores o la publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil y en uno de los diarios de mayor circulación en la localidad en que radique el domicilio social, y siempre que los acreedores ordinarios no hubiesen ejercido el derecho de oposición. Si los acreedores hubieran ejercitado ese derecho se estará a lo establecido en la sección 5.ª del capítulo III del título VIII de la Ley de Sociedades de Capital.

Responsabilidad por las deudas sociales
Los socios a quienes se hubiera restituido la totalidad o parte del valor de sus aportaciones responderán solidariamente entre sí y con la sociedad del pago de las deudas sociales contraídas con anterioridad a la fecha en que la reducción fuera oponible a terceros.

La responsabilidad de cada socio tendrá como límite el importe de lo percibido en concepto de restitución de la aportación social.

La responsabilidad de los socios prescribirá a los cinco años a contar desde la fecha en que la reducción fuese oponible a terceros.


[1] Vid., por ejemplo, EMPARANZA, A., «Separación y exclusión de socios», en Ángel Rojo y Emilio Beltrán (Dirs.): «Comentario a la Ley de Sociedades de capital». Civitas-Thomson Reuters. Cizur Menor (Navarra), 2011, pp. 2471 y 2472, recordando que el derecho de separación se ha acogido siempre con ciertas reservas en las sociedades de capital, porque además de socavar el poder de la mayoría, puede descapitalizar a la sociedad y, en consecuencia, perjudicar los intereses de los terceros.