La revolución de las tecnologías es imparable, los smartphone están presentes en la mayoría de hogares españoles, suponiendo un 81% del total de los móviles en el mercado Español.

La fundación telefónica estimaba  que “En España existen 23 millones de usuarios activos de aplicaciones que realizan 3,8 millones de descargas diarias de aplicaciones”

Efectivamente, las aplicaciones nativas que conecten la legislación, la jurisprudencia o incluso los servicios jurídicos profesionales con los usuarios han dejado de ser anecdóticas para ser cada vez más habituales.

En este contexto de cambio, y ante la necesidad de que se siga evolucionando surgió la iniciativa JustiApp.
JustiApp se define así misma como “una iniciativa dirigida a crear un ecosistema donde convivan la Tecnología y el Derecho e involucrar a la ciudadanía en la construcción de la Justicia.” y para ello, nos propone a través de distintas fases involucrarnos con el proyecto.

La primera fase ha consistido en un concurso de ideas donde cada uno podía enviar sus propias ideas para una aplicación que aportará valor al usuario respecto la justicia.

Ante esta iniciativa que me ha resultado especialmente interesante envié tres ideas:

  • La ya mencionada App nativa que integre el servicio BOE a la carta a nuestros terminales.

 

  • Aplicación propia para despachos, existen varias y muy buenas, pero se podrían añadir más características, a la ya presente notificación de novedades legislativas o notas informativas, se podría añadir un servicio de comunicación directa al más puro estilo Whats App pero cifrada, sólo entre abogado y cliente que respete la LOPD conectados con servidores en la nube donde cliente y abogados puedan intercambiar documentos con facilidad.Calendarios para informar de desayunos de trabajo donde tratar novedades en la normativa, jurisprudencia o lo conveniente, al estar integrados en una App nativa, se podrían sincronizar con el calendario personal del móvil, al ser android por ejemplo, se sincronizará con google calendar.Lo más interesante, es que se podría crear una herramienta básica que incluya todos estos servicios y cada despacho pudiera personalizarlo para hacerlo propio e incorporar su marca, así los despachos con menos recursos para invertir en una aplicación desde cero, podrían acceder a una herramienta ya prediseñada y crear un valor añadido con sus clientes.

 

  • En último lugar, debido a la comodidad que ofrece la mediación al ser un método de resolución de conflictos extrajudicial plenamente dispositivo, se podría crear una plataforma online, donde las partes que han acordado acudir a mediación con independencia de su lugar geográfico, se sometan a mediación en dicho portal web, se inscribirán a través de formularios  con preguntas básicas para encuadrar la controversia.Una vez analizado, se designará el caso a uno o varios mediadores inscritos en la web que se ajusten como idóneos para la resolución de ese tipo de controversias.
    Si las partes aceptan, en la propia web se creará un espacio privado para las partes y el mediador, donde se podrán establecer reuniones presenciales o por videoconferencia a través de la propia página, calendarios con objetivos que se vayan cumpliendo para que las partes sientan que el proceso avanza, almacenamiento en la nube para que compartan documentación y por supuesto, tanto las comunicaciones como los archivos estarán cifrados y respetaran la LOPD.

Este sería un resumen de las tres ideas enviadas, por desgracia el plazo ya ha finalizado pero no nos cabe duda de que esta es solo la primera edición de otras muchas ya que las aplicaciones jurídicas han llegado para quedarse.

¿Y tu, que idea propondrías?